El coste de la I+D: buscando en el lugar equivocado (debajo de la farola, sólo porqué ahí hay luz)

Respuestas a las preguntas formuladas por Nuño Domínguez de EL PAÍS,  Aquí lo publicado por este periódico español.

P: Hoy por hoy no sabemos cuánto cuesta desarrollar un nuevo fármaco?

R: Existe una amplia literatura académica muy citada en economía de la salud desde principios de la década de los 90 que ha estimado el coste de desarrollar una nueva molécula. Una de las referencias más recientes es la actualización de este coste publicada en 2016 por los autores de Tufts, Duke y Rochester que calculan un coste medio de 2,5 millones en dólares de 2013 (Journal of Health Economics). Estos resultados han sido muy controvertidos tanto por el método de cálculo como por la imposibilidad de replicarlos al tratarse de una fuente de datos privados. Estos resultados varían mucho entre grupos terapéuticos y moléculas, y son muy sensible al valor del coste del capital que se emplee.

P: Qué te parece el estudio, cómo se han calculado los costes, la metodología, y los resultados que plantea (bastante menos tiempo y dinero que lo que decía el estudio de Tufts, hecho con datos opacos de la propia industria). Se pueden comparar ambas estimaciones. Cuál sería más realista?

R: El estudio que se acaba de publicar en JAMA calcula el coste de I+D únicamente para 10 moléculas mediante datos públicos, lo cual, en principio, lo debería hacer replicable. La muestra es demasiado pequeña para que los resultados sean representativos del sector; la elección de las empresas puede sesgar fácilmente los resultados, así como la posible infra-estimación del coste de la I+D cuando la empresa ha adquirido el producto a otra que previamente ha realizado una parte de la I+D. El empleo de un coste del capital menor que en otros estudios contribuye a hacer poco comparables los resultados puesto que ya sabemos que la cifra obtenida es muy sensible al supuesto de rentabilidad del capital que se adopta. Siendo una muestra tan pequeña y con pocos indicios de ser representativa, la cifra obtenida por este nuevo estudio refuerza dos aspectos: primero, que el coste de la I+D en oncología es muy variable (entre 204 y 2602 millones de US$ de 2017 en el propio estudio de JAMA); y, segundo, que aún siendo estas nuevas cifras menores que otras anteriores siguen siendo muy elevadas y seguimos sabiendo muy poco de los efectos de la reducción en la productividad de las I+D farmacéutica sobre este coste y del coste de la ineficiencia (tasa de fracasos evitables y de sobrecostes improductivos) en la gestión de la I+D (aumento de costes no justificables).

P: Qué conclusiones sacas del trabajo sobre el coste de sacar nuevos fármacos y la justificación de los precios de los tratamiento ?

R: Es necesario conocer la productividad y eficiencia de la I+D farmacéutica y de los costes justificables de esta I+D. Ahora bien, dudo bastante que los estudios de costes sean excesivamente útiles para fijar precios. La escalada de precios de los nuevos oncológicos es desmedida y no sólo guarda poca relación con los costes sino que guarda escasa relación con el valor aportado por la innovación en términos de años de vida ajustados por calidad (AVAC). Una guía eficiente de los seguros y financiadores para maximizar la salud de su población pasa por pagar más por las innovaciones que aportan más valor (AVAC) y pagar menos por las innovaciones de escaso valor en términos de salud.

P: Están justificados los precios de algunos tratamientos (100.000, 200.000 dólares)?

R: La carrera de mayores precios para cada nueva molécula casi con independencia de su aportación en términos de salud carece de toda lógica y además proporciona incentivos indeseables a la inversión en I+D. Carece de sentido porque supone que el comprador o pagador no es nada fino, no sabe o no está dispuesto a distinguir el valor de lo que paga. Es poco deseable porque da señales equivocadas a la I+D: todo lo nuevo se paga igual, sea cual sea el valor incremental en AVACs. Los costes sean cuales sean sirven poco para justificar el precio si la innovación es de muy baja aportación terapéutica.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *