Los impuestos sobre bebidas azucaradas: impacto de una medida limitada

Jaume Puig-Junoy / Jaime Pinilla-Domínguez

RESUMEN Y COMENTARIO DE UNA EXCELENTE REVISIÓN SISTEMÁTICA SOBRE EL IMPACTO DE LOS IMPUESTOS SOBRE LAS BEBIDAS AZUCARADAS

Redondo M, Hernández-Aguado I, Lumbreras B. The impact of the tax sweetened beverages: a systematic review. Am J Clin Nutr. 2018;108:548-563.

Objetivo: Revisar la evidencia disponible relativa al impacto sobre el consumo, compra y ventas de los impuestos sobre las bebidas azucaradas (BAs).

Datos y método: Revisión sistemática de la literatura publicada en inglés y en español durante el período 2011-2017 utilizando las bases de datos PubMed, Cochrane Library y Scopus. Se valora la calidad de la evidencia con los criterios CONSORT y TREND. Se incluyen: experimentos naturales, estudios en condiciones virtuales o experimentales, ensayos controlados que evalúan el impacto sobre compras o ventas, y estudios experimentales que evalúan intenciones de comportamiento. 

Resultados: Se encuentran 17 estudios publicados, 5 (29,4%) se corresponden con experimentos naturales de políticas aplicadas a nivel local (condado o ciudad) en Estados Unidos y estatal en México. Cuatro de los 5 experimentos naturales emplearon series temporales interrumpidas y 2 de ellos emplearon un análisis “difference in difference”.  Los resultados de estos experimentos naturales indican que las compras o las ventas de BAs disminuyeron de forma significativa con impuestos del 8% (Berkeley) y del 10% (México). Uno de los estudios realizados en Berkeley observó una reducción de las ventas durante el año siguiente del 9,6% sin reducción significativa en la ingesta de calorías procedentes de BAs.  En uno de los estudios, un impuesto del 5% y del 5,5% no muestra impacto sobre las ventas en Ohio y Maine, respectivamente. Uno de los dos estudios realizados en México encontró un aumento significativo a corto plazo de las compras de bebidas no sujetas al impuesto. Los otros 12 estudios evaluaron el impacto del impuesto en condiciones virtuales o experimentales (6 estudios) o intenciones de comportamiento (6 estudios). En este caso, los resultados indican una reducción heterogénea en función de la tasa impositiva.  

Conclusiones: Los impuestos sobre bebidas azucaradas afectan a las decisiones de compra de los consumidores aumentando la probabilidad de adquirir bebidas saludables y penalizando la compra de BAs. El impuesto que parece más apropiado debería conseguir un aumento del 20-25% en el precio de venta al consumidor. No obstante, los resultados de los estudios publicados aún no permiten establecer de forma concluyente el tipo y la magnitud del impuesto y si debe ser adoptado como una medida aislada o conjuntamente con otras intervenciones. Los resultados indican que los impuestos sobre BAs pueden permitir la reducción de la ingesta de calorías y azúcar, pero se requiere más investigación para conocer mejor el impacto sobre la calidad de la dieta.

 

COMENTARIO

La aplicación de impuestos sobre BAs se ha extendido en los últimos años a más de 20 países. A pesar de ello, a día de hoy se dispone de un conocimiento bastante limitado sobre la traslación de los impuestos al precio de venta que paga el consumidor y la magnitud de la tasa más eficiente para reducir la ingesta de calorías a través de BAs. También se desconoce cuál es la elasticidad precio a medio plazo del consumo de BAs sujetas al impuesto, sobre las bebidas equivalentes no sujetas, sobre otras bebidas más saludables, así como su capacidad recaudatoria. Todavía es mucho menor el conocimiento empírico del impacto de esta política impositiva sobre la reducción de la obesidad, que no debemos olvidar debería ser la medida de resultado final y por tanto la medida efectividad de esta política, a la vista de la asociación directa entre obesidad y problemas de salud.

Desde mayo de 2017 se aplica un impuesto sobre bebidas azucaradas en Catalunya que se debe repercutir al consumidor final. Una primera evaluación del impacto de este impuesto apunta una reducción del 15% de las BAs sujetas al impuesto, parcialmente compensado por el aumento de bebidas cero/light.

Puede que estemos dando más importancia al cambio en los precios que al efecto informativo del mismo. La mayoría de los impuestos sobre BAs tienen un recargo en los precios muy bajo. Comparado, por ejemplo, con los impuestos sobre las labores del tabaco el impuesto sobre bebidas azucaradas es irrisorio. Además, los hábitos de compra de los individuos frente a cambios en el precio de los alimentos suelen ser bastante elásticos por lo que inicialmente pequeñas variaciones difícilmente afectarían al consumo.

El a priori impacto negativo de este tipo de impuestos sobre el consumo de BAs a corto plazo es compatible con las críticas que consideran que, además de su regresividad, este impuesto no es efectivo para reducir de forma importante el consumo total de endulzantes calóricos. Los impuestos únicamente afectan a los endulzantes calóricos utilizados en las bebidas, alrededor del 30% del total en US. Si el consumo de bebidas sujetas al impuesto desciende como en México en un 8,5%, en US esto supondría sólo una reducción del consumo total de endulzantes calóricos del 2,6%, aún sin tener en cuenta el potencial aumento de su consumo en otros alimentos o bebidas. Por otro lado, si el precio para el comprador de las alternativas más saludables no se ve alterado, el efecto más probable es que el consumo se desplace hacia alternativas más baratas para sustituir las calorías, especialmente en los hogares de menor renta, que tenderán a proceder de alimentos endulzados procesados. Cohen et al proponen crear un único impuesto a nivel nacional sobre la producción de cualquier endulzante calórico, que grave la cantidad de endulzante en lugar de aplicarse de forma binaria por encima de cierto nivel, acompañado de apoyo y subvenciones a la producción de alternativas más saludables.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *